https://nubiral.com/

Tres grandes impactos de la transformación digital en la industria del deporte

Las nuevas tecnologías consolidan las mejoras en el desempeño de atletas y equipos, promueven nuevos modelos de negocios y fortifican la fidelidad y el compromiso de los seguidores.


15 septiembre , 2022  |   Blog - Data & Innovation
Inicio / Nubiral / Tres grandes impactos de la transformación digital en la industria del deporte

Video analytics: una mirada inteligente sobre las imágenes

Con apoyo en la inteligencia artificial, hoy es posible obtener información para la toma de decisiones de enormes cantidades de imágenes capturadas en video: desde movimientos anómalos o sospechosos hasta la ruta de comportamiento de los consumidores.

Confianza, transparencia y trazabilidad. Tres de los grandes atributos de blockchain que impulsan nuevos ecosistemas tanto en el mundo de las finanzas como en el de las organizaciones.

En efecto, emerge cada vez con más fuerza el concepto de DeFi (acrónimos en inglés por “finanzas descentralizadas”): un modelo disruptivo en la creación, el consumo y el intercambio de productos y servicios financieros que tiene como principio fundamental la ausencia de intermediarios. Son los propios usuarios los que se conectan entre sí, sin que un banco deba “habilitar” ni monitorear la operación.

De esta manera, es posible acceder a préstamos, esquemas de financiación o un número mayor de posibilidades de inversión por afuera del sistema pero al alcance de diferentes tipos de público. ¿Cómo se hace para que esto no sea una fuente infinita de fraudes, estafas y complicaciones? Aquí es donde juega blockchain: esa cadena de bloques de registros digitales inviolables e inalterables que se utilizan en transacciones en las que participan múltiples partes.

Entre contratos y billeteras

En el centro se encuentran los smart contracts o contratos inteligentes: soportados sobre la propia blockchain, se ejecutan de manera automática para asegurar el cumplimiento de las responsabilidades (y de los derechos) que se hayan establecido previamente entre los involucrados.

En líneas generales, quienes estén interesados en DeFi deben contar con una billetera virtual (o wallet) donde se conservarán los criptoactivos que funcionarán como moneda de cambio en el ecosistema y que pueden ser tanto criptomonedas como NFT (siglas en inglés por token no fungible). Estos activos, además, son intercambiables por divisas o bienes de la economía tradicional.

El camino recién empieza a transitarse: las DeFi, si bien ya se utilizan en muchísimas situaciones -de hecho, el auge de las criptomonedas que estalló a partir de 2020 está sustentado en este concepto-, está apenas dando sus primeros pasos, por lo que aún estamos lejos de entender su verdadero potencial o de conocer los numerosos casos de uso para los que podrían aplicar. También falta ver qué camino toman las regulaciones en relación a cómo las personas deberán identificarse dentro de estos mecanismos descentralizados para prevenir delitos o fraudes fiscales. En ese sentido, otra tecnología, la IA, ha demostrado ser de suma utilidad para la banca tradicional. Muchas de esas aplicaciones prácticas podrían migrarse hacia este nuevo universo de finanzas digitales.

Con voz y con voto

El otro modelo descentralizado que surge del poder de blockchain es el de las DAO (sigla para organizaciones autónomas descentralizadas): empresas construidas sobre esta tecnología y también apoyadas en los smarts contracts en las cuales todos sus integrantes pueden participar del proceso de toma de decisiones. La horizontalidad al extremo: cada persona que integra la organización cumple un rol similar al de formar parte del directorio en una empresa tradicional.

La DAO, al igual que una organización del mundo físico, se constituye con un fin específico. Por lo tanto, las personas que la componen comparten intereses al menos en lo que a la DAO respecta. El punto de coordinación es internet y la tecnología para hacer que la organización funcione de manera fluida, ordenada y segura es blockchain. También es el mecanismo para emitir los token que permitirán recaudar los fondos para financiar la organización.

En ese sentido, el contrato inteligente es la vía para especificar las reglas, la misión, la visión, los valores y los procedimientos que regirán esa DAO. Un dato clave: si alguno de los participantes vulnera las normas establecidas, automáticamente se bloquean sus fondos.

La transparencia es absoluta: cada integrante está al tanto de todas las decisiones que se tomen, puede votar o influir en la creación de propuestas y tiene la posibilidad de consultar cualquier dato sobre la entidad en cualquier momento, ya que toda la información es pública para los participantes.

Blockchain es la llave para un mundo más confiable, colaborativo y transparente. Las DeFi y las DAO son apenas dos expresiones de un futuro que recién está comenzando a perfilarse.

Un partido de cualquier deporte genera, además de pasiones, nervios y emociones, una enorme cantidad de datos. Desde en qué punto picó cada pelota en un encuentro de tenis hasta qué distancia recorrió un futbolista en un partido y desde cuánto tiempo estuvo en contacto un basquetbolista con el balón hasta la velocidad promedio de un caballo durante un encuentro de polo, la lista es infinita y puede hacerse más precisa y granular en la medida en que se ahonda en cada una de esas disciplinas.

Con esto en mente, las entidades deportivas deben enfrentarse al desafío de qué hacer con todos esos datos. ¿Existe alguna manera eficiente de capturarlos, procesarlos, analizarlos y convertirlos en acciones para mejorar la gestión, optimizar el rendimiento de los atletas o incluso lograr mejores resultados deportivos? La respuesta es sí.

La tecnología está revolucionando el mundo de los deportes. Solo las inversiones en inteligencia artificial en todo el mundo crecerán a una tasa del 30% anual hasta 2030, año en que totalizarán US$19.200 millones, de acuerdo a los datos de la consultora de investigación Allied Market Research.

Jugar a ganar

El impacto se da en múltiples dimensiones. Una de ellas es la relacionada con el desempeño. Hoy tanto los deportistas como los elementos del juego (balones, arcos, etc.) pueden ser dotados de sensores que capturan todo tipo de datos relevantes para el desarrollo del juego: temperaturas, velocidades, fuerzas, estado del terreno, cuestiones climáticas que puedan influir… Todos estos datos se pueden utilizar tanto para el desarrollo de las estrategias antes de los partidos como para el análisis posterior y la mejora continua de cara a los siguientes encuentros.

En esta misma línea, existen numerosas aplicaciones para hacer el seguimiento de la salud de los atletas, incluyendo la prevención de lesiones. Con todo esto, los equipos técnicos acceden a un  monitoreo continuo del rendimiento o pueden desarrollar tácticas exclusivas en función de las características del deportista o del rival que debe enfrentar, entre otros beneficios.

Nuevos modelos de negocios

El segundo gran impacto tiene que ver con la monetización. Históricamente, los clubes deportivos percibían ingresos por venta de entradas, membresías, derechos de televisación -reservado en muchos casos a los deportes más populares y, dentro de estos, a las instituciones más importantes- y la comercialización de merchandising.

Las nuevas tecnologías habilitan una enorme colección de nuevos modelos de negocios: desde los fan tokens, que lleva a los fanáticos contenidos exclusivos o piezas de colección en formato NFT, todo funcionando sobre tecnología blockchain, hasta la posibilidad de lanzar canales exclusivos sobre la entidad o sobre alguna de sus estrellas en plataformas digitales o en redes sociales, pasando por la generación de propuestas personalizadas basadas en inteligencia artificial que se activan automáticamente en los dispositivos móviles de las personas registradas y que pueden incluir descuentos para algún evento deportivo, beneficios en la compra de productos de alguna marca cuya sucursal está cerca de donde transita el usuario o la suma de puntos o millas de fidelidad como contraprestación por la realización de alguna actividad.

El Metaverso, en este sentido, es un nuevo espacio para explorar y generar experiencias novedosas, que pueden ser tan extremas como jugar virtualmente con los profesionales.

La pasión multiplicada

Las posibilidades son ilimitadas y llevan directamente al tercer gran impacto: el engagement de los hinchas, que tienen ahora muchas nuevas maneras de vincularse con el club de sus amores. El modelo fan token, por ejemplo, los habilita a ganar el derecho a participar de un entrenamiento, votar temas como el nuevo nombre de un sector de la cancha o hasta apoyar el desarrollo de carrera de algún deportista amateur.

Quienes acudan a los estadios obtendrán a su vez nuevos beneficios gracias a las apps que indican dónde hay lugares disponibles para estacionar o en qué puesto puede conseguir alguna promoción de comida de acuerdo a sus gustos y su perfil.

 Quedan por delante algunos desafíos: hace falta un cambio cultural en muchas instituciones, en particular en las de mayor trayectoria, para capitalizar estos beneficios. Pero la transformación digital y la disrupción en el deporte son un hecho irreversible: las entidades que no se suban a tiempo, corren el riesgo de quedarse afuera del podio de los negocios del futuro.

Si quieres conocer más acerca de este tema

Connect Data & Innovation
Ciclo de webinars de Data, Analytics & IA | Sesión #3: El impacto de IA & Analytics en el sector de media
VER MÁS
Connect Data & Innovation
Observabilidad: la evolución del monitoreo
VER MÁS
Connect Data & Innovation
Transformación digital en empresas de medios y entretenimiento
VER MÁS
  • Blog
    BizDevOps: la siguiente evolución en términos de agilidad
    VER MÁS
  • Blog
    La importancia del gobierno de datos en el éxito de los proyectos innovadores
    VER MÁS
  • Blog
    Un futuro disruptivo: las tecnologías emergentes que llegarán en los próximos años
    VER MÁS